Wendy Aranda: Más que golpes… inteligencia y estrategia

Con su 1.60m y 24 años de edad, Wendy lleva el boxeo en la sangre pues es hija del boxeador Humberto Aranda. Curiosamente de seis hermanos (tres hombres y tres mujeres) que son en su familia ella fue la única que decidió seguir sus pasos y hoy día, tras doce años de iniciar en este deporte ya es toda una competidora. Conozca más sobre ella.

La boxeadora entrena en el Gimnasio Nacional.

La boxeadora entrena en el Gimnasio Nacional.

Hija de un gran boxeador, cuéntenos sobre él.

Comenzó desde los 15 años,  fue campeón nacional y ahí comenzó su ciclo olímpico, fue campeón centroamericano varias veces, campeón panamericanos hasta llegar a un olímpico. Participó en Olimpiadas, y luego de tener mucho éxito se pasó a nivel profesional donde tuvo la oportunidad de disputar un título mundial (lo perdió) y su máximo título fue un campeonato intercontinental

¿Cuándo inicia usted en el boxeo?

Desde pequeñita iba a los entrenamientos de mi papá. Cuando cumplí 12 años fui a un evento de boxeo donde fue la primera vez en Costa Rica que hubo mujeres, cuando las vi peleando fue una emoción muy grande, era una tica contra una nicaragüense, y cuando terminó el combate yo felicité a la tica (Katherine Castro) y como conocía a mi papá me dijo que entrenara con ella y ahí empecé, pasaron como tres años para yo poder ver un nivel competitivo, pues aquí había muy pocas mujeres y menos de mi peso (era muy bajo por la edad que tenía)

¿Recuerda su primera pelea?  

Desde niña Wendy mostró interés por el boxeo, siempre acompañaba a su papá en los entrenamientos.

Desde niña Wendy mostró interés por el boxeo, siempre acompañaba a su papá en los entrenamientos.

Fue en Pital de San Carlos, mi papá me acompañó. No tenía mucha técnica, fue una pelea de puro coraje; subí al ring, no paré de tirar nunca y en el primer asalto pararon la pelea, el réferi suspendió el combate por sangrado en la nariz de la otra muchacha.  Después de eso empecé a entrenar con mi papá. 

¿Cuál fue su primera participación internacional?

A los 16 años se me presentó la posibilidad de ir a un Campeonato Centroamericano, en Honduras; ahí peleé contra una salvadoreña, había seis veces campeona centroamericana, nos dieron la mejor pelea del campeonato pero la perdí por dos puntos  y me quebraron la nariz.

¿En cuáles otras competencias ha participado?

Al siguiente año volví a ir, en Nicaragua, ese lo gané. Y luego volví a pelear dos años más y gané oros.

Ganó oro en los pasados Juegos Deportivos Centroamericanos, San José 2013. ¿Cómo fue la preparación para ellos?

Hasta este año aceptaron mujeres, en solo tres categorías. El entrenamiento fue muy duro, siete meses antes nos pusieron otro entrenador, entonces nos tocó cambiar estilo, hábitos, técnicas, y vino el campeonato centroamericano, lo gané y luego siguió la preparación para los Juegos Deportivos Centroamericanos. Eran entrenamientos muy largos, de cinco a seis horas diarias, dos sesiones al día, a veces tres, en lo que se incluye correr, pesas y lo que es propiamente de boxeo.

A nivel grupal nos fue muy bien, las mujeres en primer lugar y los hombres en segundo.

Hay diferentes categorías en el boxeo. ¿Cuál es la suya?

La mía es 54 kilos (peso gallo)

El entrenamiento se desarrolla con la misma seriedad y concentración que requiere una pelea.

El entrenamiento se desarrolla con la misma seriedad y concentración que requiere una pelea.

¿Cómo hace para mantenerse en ese peso?

Siempre se anda uno o dos kilos arriba, ya 15 días antes (de una competencia) ya se va adaptando el cuerpo para bajar esos kilos y mantenerlos. Hay que hacer una dieta, ir preparando el cuerpo, para los días de pelea se consume muy poco carbohidrato, ensaladas, un poquito de proteínas, las porciones más que todo, deben ser pequeñas.

¿Un ejemplo de un almuerzo?

Un día comí solo ensalada (muy poquita) y verduras al vapor.

¿Le cuesta tener  que comer así?

Para mí eso es lo más complicado, ya después que uno sale del pesaje ya tiene una parte de la pelea ganada.

¿Qué se necesita para ser boxeador o boxeadora?

Tener muchísima paciencia, hay unos que aprenden más rápido que otros pero sí es un proceso, de repetir, aprender; tener dedicación, determinación, de ahí motivarse a tener disciplina que es lo más importante, con los entrenamientos la comida, también tener mucho coraje, pasión por lo que se está haciendo, y concentración.

Mucha gente ve el boxeo como ‘una tiradera de golpes’. ¿Cómo lo define?

Para mí es un juego de inteligencia, es como ir acomodando las piecitas. Si la estrategia que yo tenía no me está funcionando entonces hay que buscar otra estrategia, hay que tener muchísima comunicación con la esquina, es súper importante lo que el entrenador diga. Es de mucha inteligencia, más que fuerza es pura inteligencia porque podemos hacer que el contrincante se equivoque, se estrese, se frustre, que cuando no me logre tocar se desespere.

¿Qué siente cuando en pelea da un golpe “muy feo” o que saca sangre a su contrincante?

Es una adrenalina increíble, más cuando se está en su país, cada golpe es un grito de la gente emociona, cuando se ve con hubo sangre o que un golpe impactó a la persona usted quiere seguir y seguir, con la experiencia una aprende a no desesperarse  para no equivocarse. Es riquísimo, un golpe es un punto, es como meter un gol y se quiere seguir.

A pesar de lo agresivo del deporte Wendy afirma ser pasiva fuera del ring.

A pesar de lo agresivo del deporte Wendy afirma ser pasiva fuera del ring.

¿Y cuando el golpe es para usted?

A veces un golpe fuerte ayuda a despabilarse, a despertar el coraje y poder levantar puntos; a veces, puede ser desmotivante. A nivel  físico, sí se siente el dolor, lo que pasa es que como una está tan caliente que rapidito lo asimila y sigue el dolor. 

Este deporte se ve un poco rudo. ¿Fuera del ring, usted es una persona agresiva?

No, de hecho las personas que me conocen por primera vez cuando se dan cuenta que boxeo dicen que no parece porque me ven muy tranquila, también me dicen que no me imaginan en el ring. La gente piensa que un boxeador tiene que andar mal encarado siempre.

¿Pensás que el boxeo puede ayudar a mejorar la conducta de personas agresivas?

Claro, de hecho científicamente está comprobado que los deportes de combate ayudan desde a personas con problemas de temperamento. A los niños con la disciplina, les ayuda a no pelearse en las escuelas, adoptan ese patrón de disciplina y no andan con ese estrés pues liberan energía practicando.

¿La han discriminado por ser mujer?

Aún en estos tiempos hay machismo; vea que hasta en estas últimas olimpiadas aceptaron mujeres después de tantos años, y tras de eso aceptan solo tres categorías que son 51K, 60k y 69k, eso hace que las que no estamos en esas categorías nos veamos forzadas a bajar o a subir muchísimo para poder participar, mientras que los hombres tienen 13 categorías.

Se sabe que en el país el patrocinio es un tema complicado. ¿Cómo está su situación?

Ha sido difícil; hasta este año el Comité Olímpico empezó con ayudas, en los pasados Juegos Deportivos Centroamericanos  se lució, con todo lo que es equipo médico, nutricionistas, fisioterapeutas y aparte una beca; además este año el ICODER nos está ayudando. Pero encontrar una beca de una empresa privada por ejemplo, es muy difícil.

¿Cómo mantener ‘ese toque femenino’ a pesar de la agresividad que requiere esta disciplina?

Es bonito, porque al hacer algo tan masculino, me hace sentirme muy mujer. Entreno con hombre y no puedo ponerme fuerte, que si a una le pegan no puede estar llorando, pero cuando sale ya vuelve a ser una. Todo eso me hace sentirme más segura, que no por ser mujer me estoy limitando en las cosas que quiero.

Me gusta mucho el boxeo masculino pero el femenino es lindísimo, tienen mucha más técnica que los hombres porque se preocupan más por eso, se ve más fino, más estilizado, más profesional; los hombres generalmente son más bruscos, pierden mucha técnica entonces no se ve tan bonito.

 

Wendy junto a su padre, el también boxeador Humberto Aranda.

Wendy junto a su padre, el también boxeador Humberto Aranda.

¿Cómo se siente minutos antes de una pelea?

Mi papá cuando iba a pelear era demasiado alegre, decía que hacía lo que le gustaba, entonces eso me ayudó mucho. Primero es una adrenalina, obviamente hay nervios así se tengan mil peleas, es lo humano y lo que nos va a ayudar a tener una reacción de defensa, pero siempre una alegría pues una entrena meses para pelear tan solo diez minutos. Cuando se va saliendo, ver a la familia a la gente gritando… ¡es una emoción!

Para una pelea se prepara durante mucho tiempo, requiere de gran esfuerzo. ¿Qué sucede cuando todo acaba en diez minutos que puede durar una pelea, y el resultado es una derrota? ¿Cómo se siente?

Con la madurez deportiva se va aprendiendo mucho, al principio era de llorar y llorar. Ahora yo sé que si di el máximo y si tuve una contrincante buena, si fue una buena pelea, aunque siempre es una impotencia. Eso ayuda también a saber que hay que ponerle y esforzarse más, entonces a veces pueden ser una motivación

 ¿Quién es su entrenador?

Mi papá es mi entrenador, con él entreno boxeo y por aparte lo que es físico. 

¿Actualmente en qué está trabajando, para qué se prepara?

Estoy entrenando para el ciclo olímpico, ya pasaron los Juegos Centroamericanos, siguen los Juegos Centroamericanos y del Caribe, seguirían los Juegos Panamericanos y ya de último las Olimpiadas, es un proceso largo porque hay que hacer eliminatorias y lo que me está dificultando ahorita son las categorías, pues yo soy 54 kilos y tengo que bajar a 51 kilos.

Ahora sigue un campeonato mundial, a en noviembre en Kasajistán y luegoen diciembre las eliminatorias para los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

En general usted muy deportista; practica también artes marciales mixtas…

Hace cuatro años empecé a practicar, gané tres peleas en grappling (es como llaves en el suelo), en kick boxing dos veces, siempre me ha gustado lo que es deporte de combate. Actualmente entreno en yuyistsu pero no puedo competir ya que estoy en ciclo olímpico en boxeo y no me permiten.

¿Qué opina sobre Hannah Gabriels, una de las boxeadoras más reconocidas del país?

Es muy buena, tiene cualidades tanto físicas como técnicas; pero sí le faltó el proceso indicado, no fue una atleta olímpica, no llevó el proceso amateur que se necesita para llegar a algo profesional, quizá por eso ha tenido algunas deficiencias como le pasó en la última pelea. Tiene muchas cualidades y se le podría sacar más, con un entrenamiento diferente tal vez y que pueda competir más seguido y con mejores contrincantes para que pueda subir su nivel

El entrenamiento es tanto  de técnica como físico.

El entrenamiento es tanto de técnica como físico.

Sobre su vida

Wendy trabaja como instructora física en un gimnasio y además da clases particulares. Tiene en mente un proyecto con su papá, quieren abrir su propio gimnasio. Es universitaria, estudia Educación Física y va por la mitad de la carrera.

A pesar de su dieta tan estricta, afirma que le encantan las pastas y el pollo en todas sus formas (mientras no sea muy grasoso); uno de sus pasatiempos es coser; gusta de la música trova, regueroots, “de todo menos rock muy pesado o reguetón”.

Su color preferido es el morado, esto no quiere decir que sea aficionada al Saprissa pues no le gusta el fútbol; considera que es un deporte al que en el país se le da mucha importancia “y no deja nada”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s